Días Grises y Nubes Negras…

Hace tiempo ya que no pasaba por aquí, no?? 😉

Pero saben una cosa, no es la ocupación y las responsabilidades lo que no deja escribir. Es que para escribir se necesita algo que no todos los días se tiene… es como una impulso demoníaco que te impide pensar en nada más y que te obliga a poner en palabras y errores ortográficos todo los que estas sintiendo. Las ideas se van cargando y cargando hasta que al final se derraman en un vómito verbal que, con la ayuda de Dios, ustedes van a disfrutar.

Este post trata de lo gris y lo frio… lo escribiré y no lo leeré porque si no, se que no lo publicaría. Así que perdón los errores y las frases sin sentido.

Desde que empecé a preparar este viaje, una de las cosas que más me emocionaba y a la que, probablemente, más le temía era el frío del invierno. Cielos oscuros, noches largas, nieve cayendo, calles empapadas… y yo, pobre colombiano tropical, soportando la inclemencia de ver un signo negativo (-) en los termómetros.

Por esta razón, la preparación fue exhaustiva. Bufandas, sacos, chaquetas, camisas manga larga, bóxer hasta los tobillos, ropa interior térmica, gorros, guantes, zapatos waterproof y calentadores instantáneos para manos y pies. Todavía puedo escuchar la peculiar voz de la vendedora de Thermos, en el Tesoro, que se moría de la risa con los chistes de mi papá mientras hacía que la cuenta creciera y creciera aprovechándose de mi ignorancia. Hoy aprecio lo que aquella rubia hizo por mí y toda el dinero que mis papás gastaron en mantenerme caliente en este país.

Exageré??… pues no!!!… expired domains si eres seguidor del blog, probablemente recuerdas que estuve a punto de morir de hipotermia en Joinville (Brasil). domain server BUT IT WAS BULLSHIT!!!!… best domains . eso no era frío, eran solo mis ganas de llamar la atención o algo así. No se conoce el frío hasta que se está demasiado tiempo bajo la nieve y dejas de sentir algunas partes de tu cuerpo.

2013-02-09 10.43.09

El punto es que no quiero retratarles las particularidades del clima de Glasgowlandia. Eso no sería tan interesante como entender, después de mucho analizarlo, por qué este clima me llama tanto la atención.

Mis amigos, que aprovechan cualquier oportunidad para burlarse de mí, viven muertos de la risa por mi extraño gusto por los días grises, lluviosos y fríos. La proporción de ese tipo de día aquí es absurda y, por consiguiente, los chistes también. Para ser sincero, he visto el sol pocas veces por estos lados y no es que me crea vampiro, pero gracias a Dios porque cuando sale el sol, el viento es tan fuerte que puedes sentir como te frena y penetra las 3 capas de ropa… incluso la piel… realmente se siente como te congela los huesos.

Para que me entiendan, la comparación es así. En Colombia, los pasamontañas, guantes y bufandas me parecían estorbosos e innecesarios. Eran como de otro tiempo, ustedes me entienden, verdad? Pero aquí, todo cambió, durante los últimos dos meses, convertido en un maniquí de Thermos, he usado bufanda TODOS los días… tengo 6 o 7 y creo que no son suficientes… aprendí a ponerme de todas las formas posibles para que me tape las orejas, la nariz el cuello y todo lo que se pueda tapar… porque si se me mueve un solo milímetro, puedo sentir como se me mete el viento por ahí y me congela el alma señores… si, así como lo oyen… EL ALMA!!!!

Ayer, 21 de marzo, comenzó oficialmente la primavera… desde hace más de un mes, hemos visto señores plantando flores en parques y jardines por todo el West End. Pero hoy, segundo día de primavera, última semana de marzo, ha sabido caer LA PROPIA NEVADA!!!!

Y saben que es lo más gracioso? De tanto hablar de Harry Potter y las escenas que debieron haber sido filmadas en la Universidad de Glasgow, creo que me estoy volviendo psíquico. Serán inventos míos???… pues no sé. El caso es que anoche soñé que quería comprar unos guantes en una tienda y alguien (no me acuerdo quién, probablemente Wan Yu, mi flatmate) me jodía la vida que porque ya era demasiado tarde para comprar guantes por todo aquello de que ya estamos en marzo y todo lo demás. Pero yo insistía e insistía. En fin. Cuando me desperté había una capa de 5 centímetros de nieve en la calle… si señores, nevó toda la noche y todo el día de hoy… el segundo día de primavera.

2013-02-13 09.55.34

Eso me trae el punto central de este post. Por ser el cumpleaños de Wan Yu, salimos a comer a un restaurante mexicano donde escuché salsa toda la noche y me acordé de mis cuates cabrones en Brasil. Cuando salimos, desafiando el frio, caminamos hasta la estación del subway en Buchanan Street (Sí, como el whisky). Llegando a Princes Square, una cuadra antes de la estación, sucedió.
Entre la bufanda y el gorro, las pestañas se me llenaron de nieve. Casi no podía ver pero alcé la cabeza y vi los copos caer reflejados contra una lámpara antigua. is your site down . La calle larga, con edificios de piedra a cada lado, me trasportaban a otro tiempo cuando la vida era más simple y los placeres, más sencillos. La música de un artista noctámbulo que desafiaba el clima en pleno centro de la ciudad se convirtió en la banda sonora de un momento que nunca voy a olvidar.

Me quité el gorro, me solté el “nudo” de la bufanda (los guates no me los quito ni a bala)… deje de correr detrás de los compañeros y caminé despacio con el dejo tropical que nos enseñaron nuestros padres desde pequeños. La vida parecía simple, la música era la correcta y el lugar se veía mágico. Me pareció, por un instante, que sentí lo que Vivaldi debió haber sentido cuando uso pizzicato en los violines para simular la caída de nieve en el invierno de “las cuatro estaciones”… entendí que el alma se congela cuando frío deja de ser biológico… entendí que el poder de ver la belleza de las cosas está dentro de ti y no escrito en un estereotipo social… aprendí que la vida continua siendo simple, con placeres simples y momentos simples que se quedan en la memoria para siempre… recordé los días en los que el pasto congelado brilla con el sol y el parque parece hecho de cristal… soñé con promesas antiguas que se quedaron como escritas en el tiempo… vi mis pies aprendiendo a caminar mientras pensaba lo que sería de mi “cuando fuera grande”… sentí la soledad de estas acompañado y el silencio expectante de un pasado ya olvidado… vi los ojos de un amor prestado que se cerraban en la oscuridad de la noche… vida la vida en un segundo… y ese segundo duró una eternidad.

Admiré mi presente, recordé mi pasado, soñé mi futuro…

En este punto, ya habiendo llegado a mi casa y con tres cobijas encima, puedo decir que me la fumé muy verde. De pronto fue el mini jalapeño que me hizo ver el diablo en el restaurante o la cerveza (Corona) que no me sabía a nada. Pero fue un momento loco que me dejó idiotizado el resto de la noche. Es por eso que escribo este post y lo publicaré antes de que no me sienta suficientemente valiente para hacerlo.

2013-02-21 09.42.56

Si al final todo sale mal y ustedes creen que estoy loco y soy muy sentimental, por lo menos me queda la satisfacción de que por fin entendí por qué demonios me gustan los días grises y las nubes negras.

Gracias por leerme… hasta pronto!! 😀

Jorge Andrés Vélez Muñoz