La Guarida

No importa uno que tan bien acompañado este… siempre que uno esté lejos de “la vida normal”, se va a sentir solo. No hay nada que hacer. Es así y punto. Pero estos días he tenido suficiente tiempo para pensar en eso y me di cuenta de que la frase que tanto critiqué es absolutamente cierta.

“Uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”

Viviendo en una burbuja de comodidades, empecé a dar cosas por sentado. Cosas que sucedían mágicamente en mi vida sin que yo tuviera que pensar en ellas… como respirar, por ejemplo. Durante años, he tenido un lugar a donde llegar después de hacer lo que tenga que hacer en la calle… un lugar donde la comida está caliente en la mesa, fría en la nevera o sin preparar en la despensa… pero siempre hay comida. Un lugar donde la ropa aparece misteriosamente limpia y doblada en el armario. Un lugar donde las cosas se dañan y se arreglan solas sin mover un dedo. Un lugar donde el polvo desaparece sin dejar rastro de cómo llegó o cómo se fue. Un lugar donde escucho la música que quiere sin preguntar, donde uso el baño sin avisar, donde abro la ventana sin miedo a lo que haya afuera y donde soy yo, solo yo y nada más que yo.

Ese lugar es mi casa (en Medallo o en Joinville)… un mundo de maravillas en el que he habitado los últimos 24 años de mi vida, al lado de la gente que me quiere y que daría la vida por mí.

Ahora bien… ¿que pasa si la burbuja se rompe? Simple, te estrellas con la vida de frente y quedas como corriendo sin ropa por la vida… sin saber a dónde ir, que hacer ni como hacerlo.

Eso fue, palabras mi palabras menos, lo que pasó a mi llegada a este país. Durante los primeros días todo fue paseo y placer, cervecita en la tardes y vodka en las noche, comida en restaurante y el hotel para dormir. Simple. Sin mucho complique. Pero dos maletas llenas de ropa limpia ya aplanchada (mágicamente) se iban convirtiendo lentamente en dos maletas llenas de desorden, ropa sucia y muuuucha incertidumbre.

Habiendo acabado el paseo, yo ya sabia lo que se me venía encima… CONSEGUIR CASA!!… como demonios se hace eso??… y en ingles??… y sin una tarjeta de crédito con cupo ilimitado??… y muerto de frio???… y solo???.

Esa fue, por mucho, la semana más tensionante de mi vida. Sin saber qué hacer ni a donde ir, hablando con personas que no conocía en un idioma que no entendía (y que no entiendo aún), buscando ofertas en internet cada 20 minutos y sufriendo por los minutos en el celular para poder llamar a los demás colombianos en caso de que me perdiera en una de esas expediciones por Glasgow.

Por fin mi primera cita para visitar un apartamento… sería que ese era el indicado??… que se supone que debe tener un apartamento para poder habitarlo??… website ip que tan cerca debía estar de la U??… que tan lejos de la rumba??… que tan grande debía ser??… pisos de madera o de alfombra??

Ustedes me conocen y saben que y armo una tormenta en un vaso con agua. Toda la vida he sido un hombre complicado y, probablemente, así moriré. Háganse una idea de lo que fue para mí entrar a ese edificio viejo, como perdido en el tiempo, a un cuchitril de dos metros cuadrados en un cuarto piso donde las paredes se estaban cayendo de la humedad, los pisos crujían cuando uno caminaba y el baño tenía manchas que parecían sangre seca… totalmente sacado de una película de terror!!!… y los más grave, ese apartamento estaba casi en el límite de mi presupuesto!!!… Básicamente… ME JODÍ!!!!!

Yo estaba como en shock, pero continuaba expectante. Llegue al hostal, que por esos días fue mi dulce morada, y me di cuenta de que a todos los colombianos nos había pasado lo mismo. A algunos de ellos, les fue mucho mucho mucho peor.

Los días pasaban y me iba desesperando más y más… solo me quedaban dos camisetas limpias y ya el mugre había hinchado la ropa… por lo que no cerraba una de las maletas.

Jajajajajaja… me acuerdo de todo esto y solo me produce risa. Tanta angustia, tanto desespero… y al final, todo PERFECTO!!… pero no les quiero adelantar el final, así que continuemos.

Cita tras cita, quedaba más y más decepcionado. Un día cualqueira, con el ojo encharcado, sentado en un parque muerto de frio y con resigandome a domrir debajo de alguno de los históricos puentes de esta ciudad, recibí la llamada de una de las niñas (una compañera colombiana) diciéndome que me había conseguida una cita para visitar un apartamento. PERO!. Grata sorpresa, era un basement. ¿Un que? UN BASEMENT!!!…. UN SÓTANO!!!… no compadres, así no juego. Un sótano en serio??? Lo único que sonaba interesante es que el edificio quedaba en frente de un parque… pero… y la seguridad??… esto iba de mal en peor. :’(

2013-01-27 11.55.34

Igual, por no perder la costumbre de desilusionarme, fui a ver el apartamento junto como otras personas que estaban interesadas en él. El agente de CIB Letting (qe después supe que era el gerente de la empresa) nos condujo a todos en manada por el corredor de la entrada… luego una escalas hacia abajo…. y luego un pasillo ligeramente más estrecho. Mi mente ya estaba en otra parte; en el hostal, probablemente… contándoles a los muchachos que había visto un hueco, un literal hueco en la tierra en el que esta gente suponía que yo iba a vivir!! (¬_¬)

2013-01-30 14.17.18

Pero la vida es así. Entré. Completa oscuridad (por supuesto, es un sótano). Huele a guardado (de nuevo, es un sótano). Está muy frio (por última vez, es un sótano). Y ya, punto. Estaba devolviéndome hacia la puerta, con ganas de tirármele al metro o alguno de éstos taxis tan peculiares de este país, cuando prendieron la luz y todo cambió. Y sí que cambió… drásticamente!!!

CIMG5875

Click inmediato. Pisos de madera, cerámica en el baño, cocina gigante completamente dotada, alfombra en las habitaciones, ventanas suficientemente grandes, sala con televisor, cuarto de ropas con lavadora y secadora. Yo no sabía por qué, pero el apartamento me decía: “HAZME TUYO” y con desconfianza, pregunté el precio del alquiler.

CIMG5873

Adivinen que???!!!!… estaba incluso por debajo de mi presupuesto!!!!… una dicha!!!

2013-01-19 19.08.48

Las otras tres personas igual de interesadas. Y yo, sufriendo porque la indecisión me iba a matar. Cuando de pronto, como sacado de una película, entraron Juan Camilo y Maria Clara, los consejeros del paseo, los que sabían cómo tenía que ser el apartamento, dónde tenía que quedar y cuánto podía costar.  Me miraron y la respuesta fue obvia. ESE ERA!!!.. Había encontrado “LA GUARIDA”!!!

CIMG5888

Llamamos a Colombia para contarle a Wan Yu que La Guarida era un sótano pero que era, por mucho, el mejor apartamento que habíamos visto hasta ese momento. Después de que él acepto, no quedaba sino pisar el apartamento, comprar la sábanas, reclamar las llaves y TRASTEO!!!

IMG-20130111-WA0000

Como buen “amo de casa”, hice una lista de lo que había que comprar, fui a Primark y le mando fotos a mi flatmate de todo para que lo aprobara y a mi mama para que me explicara cómo combinar las cosas de modo que quedara como “chévere”… por lo menos, habitable!. Después de eso, solo quedaba usar todo lo que me habían enseñado en la Universidad para inventarme una forma barata de trastear 25 paquetes, dos maletas y media, una trapeadora y unas ganas las hps de empezar a vivir una vida normal!!!

En Medellín, es usual escuchar expresiones como “más ordinario que un trasteo en Metro”. Pero aquí, esa era la única solución que se me ocurría. Hacer un montón de viajes y llevar las cosa de a poquito. Pero de nuevo, Juan Camilo y María Clara aparecieron y… si señores… trasteo en Taxi. Seis manos son mejores que dos y ahora sí, parecía que todo iba a cambiar para mí.

2013-01-11 16.01.56

En ese momento, empezó mi vida de soltero. Viviendo solo (hasta que llegara Wan Yu), limpiando, cocinando, limpiando mas, haciendo la cama, limpiando mas y mas y mas y mas, lavando 14 tandas de ropa y limpiando mas y mas y mas y mas y mas. Eran pasadas las 11pm cuando Wan Yu llegó a Glasgow y, para ese entonces, La Guarida ya había tomado forma.

Decoración básica y mucha practicidad. La Guarida se estaba convirtiendo en la envidia de todos y, lentamente, en mi hogar. Me demoré como dos horas tendiendo la cama, sacándole hasta el último ácaro al colchón y, mas embalado que un diablo, poniéndole el cobertor al duvet. Eso si nunca me había tocado hacerlo y no les voy a contar como lo logré, solo diré que todavía me duele una rodilla después de ese día.

CIMG5887

Yo con los dos Party Animals habitando La Guarida, era mucho más fácil limpiar la cocina y mercar para poder comer. Por primera vez, la comida no aparecía por arte de magia en la despensa, ni se cocinaba sola, ni los platos se lavaban solos (aunque aquí tenemos lavavajillas también… jejeje), ni se guardaban en el estante. austin isd cloud . La burbuja se había roto y era momento de empezar a construir una nueva vida.

CIMG5881

Este post, lo publico exactamente a un mes de haber llegado a este país, donde las cosas no suceden solas porque no están mis papás que han hecho todo por mi toda la vida. No saben cuando los extraño y cuando siento su falta en estos días frios y lluviosos.

Después de mucho, pensar mi conclusión es la siguiente: la sabanas grises con salen con thouws azules y los baños se lavan con guantes o si no, ps no se lavan!!…. Jajajaja… obvio no!!… Después de todo esto que he vivido, la vida me enseño que no hay que dar nada por sentado. Cada cosa sucede de la forma que tiene que suceder y cada pequeño detalle merece ser valorado con infinita atención.  No corran el riesgo de extrañar algo cuando ya no lo tengan, disfrútenlo ahora que lo tienen porque el presente es lo único que realmente nos pertenece.

Desde La Guarida y con mucho cariño,
Jorge Andrés Vélez Muñoz