Protección inteligente para disfrutar en el frío

Viajar es uno de los placeres de la vida y como alguien muy bien lo dijo “viajar es lo único que puedes comprar que realmente te hace rico”, viajar te forma, te abre la mente y te ayuda a comprender que no estás solo en este mundo y que la zona de confort a tu alrededor es simplemente un punto minúsculo en un mar de posibilidades.  Sin embrago tus viajes se pueden convertir en una experiencia desagradable cuando la naturaleza decide jugarte una mala pasada bajando la temperatura a niveles a los cuales no estás acostumbrado.  Viajar hacia climas fríos requiere una preparación extra para garantizar una experiencia agradable y positiva. El invierno y los viajes a lugares con clima frío, requieren indumentaria adecuada para mantener la temperatura ideal. custom top level domain El secreto es mantener el calor del cuerpo aislado efectivamente del entorno, y mantener la piel seca en todo momento; adicionalmente es importante llevar un raincoat (impermeable) o sombrilla pequeña para evitar mojarse en los días de lluvia.

¡Siguiendo estos tips podrás disfrutar del frío sin sentirlo!

  1. Vístete en 3 capas:

    Las capas permiten adaptarse a la temperatura para estar cómodo tanto en los espacios cerrados con temperatura controlada (calefacción) como en los espacios abiertos.

    Las capas permiten que el aire circule y el calor se encapsule alrededor de tu cuerpo manteniéndote seco y cómodo. El abuso de prendas de abrigo demasiado pesadas o cerradas y la falta de oxigenación te fatigará y hará que el sudor te humedezca y se pierda rápidamente calor.

    CAPA
    Objetivo Requisitos Tipo de Prenda
    1 Interior Retención de calor corporal, Evacuación perfecta de la humedad Retención de Calor, Transpirable, Antialérgica, suave, confortable. Ropa interior térmica con thermocaps
    2 Intermedia Aislamiento del frio del entorno, Retención de calor. Cálida, Transpirable, Confortable. Camisa y pantalón que no queden muy sueltos. Buso o sueter.
    3 Exterior Aislamiento de Viento, Lluvia y Nieve Impermeable, Transpirable, Elástica Chaquetas y rompevientos técnicos.
  2. Antes de exponerte… Cúbrete.

    ANTES de la exposición total al frío, justo antes de salir de un espacio con temperatura controlada, cúbrete con todas las capas de protección ya que una vez pierdes temperatura será difícil recuperarla, empezarás que tiritar y en el intento de ganar calor sentirás fatiga y malestar.

  3. Cubre tus extremidades.

    Al sentirse amenazado por el frío, el cuerpo aleja la sangre de las extremidades, manteniéndola en el tronco para proteger los órganos vitales. Por esto, las manos, los pies y las orejas son altamente vulnerables al frío y si no se protegen adecuadamente por allí se perderá rápidamente temperatura corporal.

  4. Tapa tu boca y nariz para no respirar el aire frío.

    Respirar directamente el aire frío le quita temperatura al cuerpo y genera un alto riesgo de enfermarse.

  5. No utilices doble media.

    Ponerse doble media hace sentir aún más frío, pues los pies estarán muy ajustados dentro del zapato y no se podrá formar la capa de aire caliente que protege del frío. Lo recomendable es utilizar medias gruesas de lana o de materiales de alta protección.

  6. Alimentarse en Invierno.

    Al exponerse al frío agudo o extremo el cuerpo necesita especial hidratación y nutrición. Consumir abundantes líquidos, frutas y verduras con vitaminas A y C te permitirá mantener la concentración, proteger la piel de la resequedad y prevenir enfermedades. Consumir más calorías facilitará el proceso de termorregulación. En caso de un principio de hipotermia alimentos como la Miel facilitan la recuperación.

  7. Radiación Solar.

    No olvides que aunque no sientas calor, el Sol está ahí y debes asegurarte de tener adecuada protección para los labios y la piel utilizando protector solar. La insolación deshidrata y altera el proceso de termorregulación debilitando el cuerpo.